La caza en Al Andalus

La caza en Al Andalus

La caza en Al Andalus

La gran afición deportiva tanto de los reyes  como de los nobles era  la caza mayor. A éste tipo de caza habría de añadirse la cetrería en el rango correspondiente bien diferenciado entre éstos y el pueblo llano.

De su interés dan cuenta los tratados más importantes de la caza así como diversas legislaciones que tratan de ordenar la actividad.

En todos los fueros de la época, el Fuero de Cuenca(1189) e Iznatoraf (1240) se hace alusión expresa sobre el tema.

Las cacerías reales acarreaban toda una corte de especialistas, ayudantes, servicios y apoyos por lo que constituían una actividad de impacto económico y social.

La caza se realizaba, básicamente, de tres formas: La caza mayor, sobre todo Jabalí y venado que estaba  reservado a la nobleza; la caza menor dedicada a la captura de conejos, liebres,  volatería, etc.; y la modalidad de la cetrería, en la que participaban todos si bien con pájaros claramente diferenciados.

El arte de LA CETRERÍA era muy cuidado existiendo numerosas aves con las que se practicaba. El halcón, el sacre, y  azor (el neblí) eran muy apreciados. En la actualidad la sociedad árabe sigue manteniendo estas prácticas y en Marruecos se sigue conservando, si bien es escala menor, los vuelos y la caza con el neblí. En Andalucía existe una afición en alza que gana adeptos día tras día y de la que son ejemplos Antonio Conejo en Málaga, Rafael Hernández Mancha en Aracena y Pareja Obregón en Jerez

Hemos identificado varios libros dedicados al tema entre los que destacan los que siguen: