Poema de Fernán González

Poema de  Fernán González

Poema de  Fernán González

El Poema de Fernán González es un texto escrito a mediados de S. XIII  y que pertenece al modelo clásico del mester de clerecía.

Su trama, que se sitúa a mediados del S. X. En su punto álgido explica como el rey de León Sancho (se refiere a Sancho I de León) comparece ante las cortes a donde también debe acudir el conde de Castilla Fernán González. Éste lleva entre sus pertenencia un azor mítico, y un caballo extraordinario.

El rey queda prendado de ambos animales como piezas de extraordinario valor para la caza y se los compra. En el negocio se establecen una serie de condiciones entre las que se encuentra una muy especial, cual es, un interés (el tallarín) insólito: en caso de que no se pague en la fecha señalada, el precio se doblaría en proporción geométrica diaria. Algo parecido a la leyenda del inventor del ajedrez. El rey se olvida del tema y, cuando quiere hacerse cargo del pago no hay dinero suficiente ni con las riquezas de toda Francia (“Con el auer de Francia nunca sería pagado”) no quedándole  más remedio que pagarle con la cesión e independencia de Castilla.

El poema describe acciones bélicas y también de carácter amoroso entre las que se cuenta la boda de Fernán con una sobrina del rey, Sancha, y, en la celebración de los esponsales se describen los deportes con los que se festeja el evento: tablas, ajedrez, toros, etc…

Bodas del Conde

Fueron se pora Burgos quanto yr se podieron,
Luego que y llegaron grandes bodas fezieron
Non alongaron plazo, bendiçiones prendieron,
Todos grrandes e chycos muy grrand gozo ovieron.

Alançavan tablados todos los caballeros,
A tablas e escaques juegan los escuderos
De otrra part  matavan los toros los monteros,
Avya  y muchas çitulas e muchos violeros.

Fazian muy grrand gozo que mayor non podian,
Dos bodas que non vuna castellanos fazian,
Vna por su sennor que cobrrado avyan,
Otrra por que entrramos bendiciones prendia.