Danza prehistórica

Danza prehistórica

Danza prehistórica

En las Piedras de Cabrera, término de Casabermeja, en Málaga, existen veintidós pequeños abrigos en  la piedra muchos de ellos decorados con pinturas  de carácter esquemático. Este tipo de hábitats, dado el asentamiento climático de la zona,  era muy frecuente en todo el arco mediterráneo (muchos de ellos con pinturas rupestres) se han datado hacia el año 3.000 a.d.C. 

Son pinturas esquematizadas muy propias del área y que en Andalucía se pueden encontrar en la Pileta, Nerja, Bacinete, Moro, etc…

Uno de estos grafismos humanos hallados en Piedras de Cabrera representa un corro de danzantes de un tamaño variable, oscilando entre los  diez y  quince centímetros.  Las danzas eran entonces unas formas habituales de  actividades sociales, y, que, normalmente tenían un sentido religioso (invocar a los dioses para la lucha, la caza o la reproducción, etc…) o simplemente lúdico.

Para el Museo representa la actividad recreativa más antigua que hemos reconocido y que, históricamente, enlaza con otras representaciones más tardías tales como los Vaso de Liria, Danzas bastetanas, etc. dentro ya de la cultura íbera plenamente desarrollada.