Danza

Danza

Danza

En todas las sociedades primitivas la danza es un signo cultural (quizás el primero) que suele iniciarse como rituales de carácter religioso o guerrero para evolucionar hasta convertirse en juego. En la España prerromana se encuentran bastantes datos sobre este tema, comunes a toda la península, y muy especialmente  en el arco mediterráneo.

Ha quedado constancia que en la Segunda Guerra Púnica, los mercenarios íberos de Anibal desfilan ejecutando danzas típicas.

En el mundo mediterráneo eran famosas las bailarinas gaditanas llamadas genéricamente como Puellae Gaditana. A ellas hace alusión Estrabón diciendo que eran muy hábiles tanto en la danza como en el canto y la música instrumental.  En sus danzas se acompañaban, según Marcial, por unas características castañuelas citadas como crusmata baetica (castañuelas de metal). Al parecer eran muy admiradas conociéndose el nombre de alguna de ellas tales como Teletusa o  Quincia, si bien esta última podría ser un nombre ficticio.

De estas bailarinas nos han quedado numerosas citas en las obras de Marcial, Juvenal o Plinio

También eran muy conocidas las danzas bastetanas. Estrabón escribe que "en Bastetania las mujeres bailan también  mezcladas con los hombres, unidos unos a otros por las manos". En el Museo Arqueológico de Jaén existe un relieve llamado "danza bastetana" donde siete personajes (hombres y mujeres) danzan cogidos de las manos. Se trata de una placa de piedra con una escena de siete personajes silueteados, hombres y mujeres,  cogidos de la mano en acción de danzar.