Kant

Kant

Immanuel Kant (1724-1804) filósofo alemán es, quizás, el  filósofo más influyente en el pensamiento mundial.

Fue profesor de la universidad de Königsberg  y como tal debía ocasionalmente de dar clases de pedagogía. De sus lecciones tomó buena nota su discípulo Rink, que años más tarde y con la autorización y supervisión del propio Kant, publicó un pequeño libro titulado Pedagogía, donde explica sus conceptos pedagógicos y remarca la importancia de la actividad física en los procesos educativos escolares.

Hace alusión a los Philan-tropinum lo que indica que estaba atento a las actividades físicas escolares que se estaban desarrollando en Centroeuropa.

En general tiende, al igual que Rousseau, a que la actividad física se base en las actividades naturales sumándose a la vieja idea platoniana de que la educación física del escolar debe orientarse a la educación del alma:
es preciso considerar que la cultura del cuerpo del niño se le forme también para la sociedad.

Aunque tiene muchos conceptos dignos de estudio nos atreveríamos a destacar la clasificación que hace de “la cultura física” que realiza sobre dos conceptos:  libre y escolar.

La libre, entiende Kant, es la que supone juego natural y que debe seguir siempre el alumno como recreación.

En este sentido cita y da detalladas explicaciones sobre juegos que estaban muy de moda en aquellos tiempos, tales como el peón, la cometa, el columpio, pelota … y actividades motrices naturales. Esta cuestión quedaría recogida más tarde por Georges Hébert (1875-1957) en su famoso decálogo de “gimnasia natural” (correr, saltar lanzar, transportar, etc.)

La cultura física escolar que requiere de un proceso sometido a reglas, por lo que supone para el niño un trabajo. Es decir que considera la educación física en la escuela como parte del programa y debe de conducirse, aunque no le guste al alumno, hacia aspectos educativos. (Educar con firmeza es no estar en el acomodo)