Virgilio

Virgilio

Virgilio

Publio Virgilio Marón (70 a.C. – 19 a.C.) nació en la Lombardía italiana; estudió filosofía, matemáticas y retórica al tiempo que se interesó por la astrología, medicina, zoología y botánica. Vivió las guerras entre César y Pompeyo, el fin de la República e inicio del Imperio. Estos acontecimientos políticos marcaron su obra de forma profunda.


A Virgilio se le estudia tanto por sus valores poéticos como los de pensador –historiador.

Aunque tiene una gran producción literaria de alta técnica, destaca de entre ellas La Eneida, un libro referencial tanto para el poeta de forma personal como de la vida romana de su época. Influyó de manera notable en toda la literatura. Cervantes es un buen ejemplo de ello ya que no tiene reparo en acudir a, temas  y lances de carácter deportivo tratados por Virgilio.


En el Libro V, hace acopio de numerosos deportes siendo muy conocidas las descripciones sobre las regatas, la carrera a pie, lucha, tiro con arco, etc… pero lo que realmente nos llama la atención es la minuciosa descripción que hace del Juego de Cañas (550-585) porque éste deporte siempre se le tuvo  por juego propio del mundo militar  árabe (quizás debido a la pluma de Quevedo. “Costumbre mora”, decía) y que fue muy popular, junto a los toros, entre los S. XVI y XVII.

Página tras página va relatando acontecimientos deportivos, el ambiente, el público, y las circunstancias de cada evento, desde la convocatoria de los juegos hasta el inicio de los mismos:

Entonces los que quieran competir en rápida carrera,

los ánimos estimula con regalos y fija los premios.
(291-292)

… y canta la trompa de lo alto de una duna el comienzo de los juegos. (113)