Anfiteatro de Mérida

Anfiteatro de Mérida

Anfiteatro de Mérida

El anfiteatro de Mérida, una de las grandes construcciones de Hispania, se inaguró el año 8 a.C. y su estado de conservación es notable.

Como era habitual en este tipo de construcciones su planta era elíptica. La sensación es algo así como la unión de dos teatros.  El eje mayor, en su totalidad,  era de 126 m. y menor de 102 m. La arena, es decir el lugar propio de donde se celebraban los espectáculos, medía  64  por 41 metros.

Es probable que su construcción se hiciera paralela al teatro ya que ambas construcciones están muy cercanas, como si las los arquitectos  buscaran la formación de  un área de ocio al que le había que añadir el circo.

Sus gradas  podían acomodar unos 15.000 espectadores y estaba dotado de escaleras -scalae- y pasillos que comunicaban las distintas partes.

La arena contaba con su correspondiente fossa bestiaria recubriéndose con maderas y arena. En su interior se acomodaban los gladiadores y los animales contando con pequeños templos y otras estancias necesarias para el buen desarrollo de los espectáculos.