Anfiteatro de Toledo

Anfiteatro de Toledo

Anfiteatro de Toledo

El anfiteatro de Toledo era el segundo (aunque quizás el más importantes) de los edificios públicos dedicado al ocio.

Aunque se reconoce su existencia, en la actualidad quedan mínimamente algunos restos ya que los existentes fueron destruidos en los primeros años del S. XX.

Toledo, al disponer - además del anfiteatro - del circo y del teatro,  tenía que responder a la consideración de un gran centro urbano y territorial. Su disposición natural así lo subraya ya que es una fortaleza muy bien defendida, casi en su totalidad por el río Tajo.

Esta función así la consideraron los romanos desde el año de su conquista (193 a.C.) haciéndola capital de la Carpentia y que se mantuvo como tal durante siglos.