Correr parejas

Correr parejas

Correr parejas

Correr parejas era una modalidad deportiva de caballería que aún se conserva actualmente en algunos pueblos. Esta actividad se cita con frecuencia en la literatura del XVI.

Estas carreras se siguen haciendo en algunos pueblos de  Cáceres y tienen trascendencia festiva en Arroyo de la Luz  con una notable participación  de público y de jinetes.

Como todo los juegos de caballería de aquellos tiempos el deporte tenía un componente bélico y su organización se basaba por una parte en el entrenamiento del caballo y también en la organización de un ataque de caballería por parejas o poyos. Es decir que tenía un componente de carácter militar.

Cervantes las cita varias veces y en diferentes obras lo que nos sugiere que eran prácticas habituales o al menos frecuentes.

De su popularidad queda patente ya que lo cita Cobarrubias en su Tesoro de la lengua castellana (1611) Lo define como:

Correr parejas, ejercicio de caballeros que pasan dos juntos la carrera, a veces asidos de las manos.

Cervantes también cita este tipo de competición reiteradamente (Quijote, El coloquio de los perros, El celoso extremeño…) sobre todo en formas figuradas, forma literaria que  ha perdurado hasta nuestros días.