Paso de armas

Paso de armas

Y este Diego García de Paredes, fue un principal caballero, natural de la ciudad de Trujillo, en Extramadura, valentísimo soldado, y de tantas fuerzas naturales que detenía con un dedo una rueda de molino en la mitad de su furia; y, puesto en un montante en la entrada de un puente, detuvo a todo un innumerable ejército, que no pasase por ella; y hizo otras tales cosas que, como si él las cuenta y las escribe él asimismo, con la modestia del caballero y del coronista propio, las escribiera otro, libre y desapasionado, pusieran en siu olvido las de Ëtores, Aquiles y Roldanes.

De las tres formas clásicas del deporte de la caballería (Paso de armas, justas y torneos) hace aquí D. Quijote un elogio al "atleta extremeño" García de Paredes. Era éste un conocido soldado muy dado al ejercicio físico  muchas veces descrito como un gran deportista poseedor, al parecer,  de una descomunal fuerza física. Cervantes llega a conocer sus hazañas muchos años después de su muerte lo que habla bien a las claras de la repercusión que estas tuvieron en su tiempo. Falleció en el año 1530 como consecuencia de un accidente cuando jugaba a "poner pies en la pared".