Cervantes, Miguel de

Cervantes, Miguel de

Cervantes, Miguel de

Aunque es bien sabido que Cervantes no era andaluz de nacimiento, sí lo era de origen y vivencias. Tanto su padre como su abuelo paterno eran cordobeses. También se cree saber, según algunos biógrafos, que estudió en esta ciudad. Lo que resulta incuestionable es que aquí vivió y desarrolló grandes periodos de su azarosa vida. Por ello lo traemos a colación como un "describidor" de acontecimientos diarios que refleja en sus obras. Sin duda, muchos de los episodios que pinta tuvo que haberlos vivido en Andalucía.

En "La Galatea", "Persiles y Segismunda", "D. Quijote", "La gitanilla", etc. relata frecuentes actuaciones deportivas que creemos serían un fiel reflejo del acontecer, sobre todo en lo que se refiere al pueblo llano. En "La gitanilla" define lo que en aquellos tiempos representaba el deporte profesional; en "D. Quijote" nos apunta un deporte tan atlético como es el lanzamiento de barra. En otros capítulos de la misma obra nos ofrece actuaciones gimnásticas: se dan tumbas ­ volteretas, juegos, se anticipa el deporte de la orientación, etc. También nos describe otros festejos de corte más aristocrático: en "Persiles y Segismunda" se corre la seda con sustanciosos premios; se "juega" a la esgrima, se danza en un mundo muy vívido, etc.

 Cervantes nos ofrece todo un inventarío de actividades físicas, que nos sorprende tanto por su descripción como por su amplitud.