Moriana

Moriana

Moriana  

Es un personaje que aparece de forma reiterada en los autores que tratan el tema (Esse, Muñoz de San Pedro y G. Serrano, etc.). Son alusiones a dos anécdotas que demuestran la calidad de este atleta, al parecer superdotado y de sus demostraciones se desprende que tenía que ser un hombre de popularidad notable.

“Moriana, natural de Jaén, era un hombre muy ligero; ponía un cavallo atravessado en la plaza, y un hombre, estendidos los brazos sobre la silla; y tras él otro, estendidos los brazos sobre los hombros del primero y assí estaban hasta siete hombres en el cavallo, Moriana ponía las manos sobre los hombros del primero y saltava sobr todos siete hombres hasta ponerse de pies sobre la silla del cavallo. Y por muy alto que un cavallo fuese ponía las manos sobre las ancas y passávale de un salto; otras veces poniendo las manos sobre las ancas del cavallo, saltava de pies sobre ellas.”

Sobre la muerte de un hombre le corrió una vez un aguazil a cavallo, y el y va siempre delante; y desque  llegó a la obra de la Iglesia Mayor, saltó un foso y subiéndose sobre la obra dixale: ¿Pues que queríades vos agora, aguazil, prenderme? ¡ Anda con Dios!”


Nota: La imagen es un detalle de la portada del libro El viaje entretenido de Agustín Rojas (Madrid, 1603)