Manuel Becerra

Manuel Becerra

Manuel Becerra

Para la Educación Física nacional, y desde el punto de vista político, Manuel Becerra (Lugo, 1823-1896)  representa la personalidad más importante de su época, pudiendo considerársele,  como bien cita Piernavieja,  “el padre de la Gimnástica  oficial”.

Viajó por Alemania, donde conoció el impacto que la gimnasia había producido entre las gentes y practicó con asiduidad la esgrima.

Fue Ministro de Ultramar y de Fomento. Dotado de una fuerte personalidad, impulsó la idea gimnástica en solitario y con ardor, siendo famoso su discurso ante el Congreso de Diputados en defensa de la gimnasia oficial. Consiguió  la creación de una Comisión de estudio de la que surgió la  fundación de la Escuela Central, primer centro oficial español de estudios dedicado a la Gimnástica.

En el citado discurso sorprende el conocimiento que tenía de Jahn, Ling Clías y Oberman y de las tendencias de sus respectivas escuelas.
Se expresa con claridad cuando dice:

"La gimnasia debe  realmente formar parte de la enseñanza de la instrucción primaria (...) No se trata, no, de crear atletas..."

Su obra quedó un tanto alicortada por los acontecimientos políticos pero se debe dejar constancia de su importancia.