Pedro José Pidal y Bernaldo de Quirós

Pedro José Pidal y Bernaldo de Quirós

Pedro José Pidal y Bernaldo de Quirós

José Pidal y Bernaldo de Quirós (1870 - 1941), marqués de Villaviciosa, es una de las figuras deportivas más señaladas de la época.

Es un personaje procedente de una familia política y económica asturiana muy conocida.  Él mismo participa en las lides políticas y literarias con notable éxito (fue nombrado senador vitalicio)  pero su fama como deportista las supera. Era un asiduo del tiro, la escalada y el montañismo así como la caza, aficiones  muy en la línea de las practicadas por las clases acomodadas y más concretamente por el rey.

Junto con Gregorio Pérez, “El Cainejo”, fue el primero en conquistar el Naranjo de Bulnes en el año 1904.

Está considerado como el primer olímpico español y primer medallista ya que participó en la Olimpiada de París (1900) en la competición de tipo de pichón, obteniendo la medalla de plata.

Fue un adelantado en el tema ecológico dedicando muchos de sus esfuerzos políticos en la defensa de parques nacionales. Consiguió que se aceptase una ley sobre “PARQUES NATURALES” mediante la cual se funda el Parque natural de la Montaña de Covadonga. Y es nombrado comisario general de Parques Nacionales.

En su tumba, en plenos picos de Europa, figura un epitafio escrito por él mismo:

Enamorado del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, en él desearíamos vivir, morir y reposar eternamente, pero, esto último, en Ordiales, en el reino encantado de los rebecos y las águilas, allí donde conocí la felicidad de los Cielos y de la Tierra, allí donde pasé horas de admiración, emoción, ensueño y transporte inolvidables, allí donde adoré a Dios en sus obras como Supremo Artífice, allí donde la Naturaleza se me apareció verdaderamente como un templo.