Marcelo Sanz Romo

Marcelo Sanz Romo

Marcelo Sanz Romo

Sanz Romo es uno de los referentes que tiene la historia de la E. Física española. Profesor de gimnastica, cursó sus estudios en la mítica escuela Central de Gimnástica. De su prestigio a nivel nacional, da cuenta el hecho de que formó parte del primer Comité Olímpico Español en 1912 presidido por D. Gonzalo de Figueroa y Torres.

Ejerció su magisterio y docencia a caballo entre los S. XIX y XX siendo un fiel estudioso de la escuela sueca, de los trabajos de Amorós y admirador de la tarea del conde de Villalobos.

Fue director del Gimnasio escolar Municipal de Trasmiera (Santander) y profesor del Ejército y de la Armada.

Su obra más conocida es Manual de Gimnástica Higiénica y Juegos Escolares editada a principios de siglo. Un extraordinario texto que recoge la historia de la E. Física, sus tendencias y la legislación vigente de su época, al mismo tiempo que desarrolla un muy esclarecedor programa fruto sin duda del empirismo acumulado por el autor.

A parte de la citada obra Sanz Romo publicó otros trabajos de contenido Higiénico y educativo entre las que se deberían señalar Ensayo de una higiene deportiva ó Los deportes ante la Higiene, La educación física y moral de la infancia asilada y Curso teórico-práctico de la Educación Física.

Como nota llamativa subrayaríamos la relativa a la forma de titular la educación física como "Física y moral". Es el mismo título y la misma línea que inició en su momento Josefa Amar Borbón en el XVIII y que continuó Francisco Amorós en la primera mitad del XIX. Un señalamiento (en el mismo título) como si hubiera una necesidad expresa de definir con claridad hacia donde debería dirigirse la E. Física.
También se debe apuntar en su obra la importancia que le da a la E. Física de la mujer.

Como sorpresa, en la misma obra, nos encontramos con un "juego para niñas" citado en el apartado de "juegos". Se trata del baloncesto titulándolo como “El balón a la red” del que describe 17 reglas, que hoy consideraríamos como las más básicas, y algunas normativas de campo.

Si consideramos que los primeros balbuceos del baloncesto en España se ha de situar alrededor de 1911, es sorprendente que Sanz Romo lo publicara como un juego-deporte de forma inmediata y como parte de un programa de E. Física escolar.