Edad Media

Los juegos y los deportes en el medioevo tienen unas características muy especiales. Existe una separación cultural muy significativa entre el alto y bajo medioevo y ello se refleja claramente en las legislaciones, los modos de vida, la organización social y las costumbres.

La primera que va desde la caída del poder romano hasta la llegada a la Península de los árabes, es decir el dominio visigodo.  En este periodo la descripción de las actividades física nos han llegado en muy menguada medida y, prácticamente,  son prolongaciones o pálidas réplicas de la herencia romana. De ello quedan vestigios como los que nos ofrecen las Etimologías de S. Isidoro o la portada a S. Miguel de Lillo en Oviedo.

La segunda que parte  se corresponde con  la entrada de la cultura árabe en la península y su enfrentamiento con la cristiana. En ella los juegos y los deportes de la época cambian: las actividades físicas o deportivas, aunque conservan la filosofía de las viejas tradiciones, adquieren un corpus propio que se manifiesta en la literatura, en los fueros y hasta en las crónicas reales. En este periodo aparecen muy codificados los juegos de caballería y de tablero, se desarrolla de forma extraordinaria la caza y se genera el término "deporte".

Find the Best Web Hosting which offers reliable service and top quality support
Buscar